Conectamos con historias

Los seres humanos estamos hechos de miles de historias


Los seres humanos hemos contado historias desde siempre, de hecho, las pinturas rupestres son un testimonio de los acontecimientos vividos en la época prehistórica; recordemos aquellos días de nuestra infancia en que llagamos a casa y contamos a mamá nuestras aventuras en el patio de juegos, los juegos que inventamos con nuestros amigos… contar historias es un proceso que hacemos de forma natural, la diferencia es la calidad de conexión que al final del relato logramos con quien nos escucha.

Poseemos la capacidad de crear innumerables mundos, personajes y situaciones, pero lo más importante es que en cada historia que contamos, dibujamos, escribimos o creamos, impregnamos una parte de nosotros, de nuestra experiencia, de nuestro sentir, de nuestra percepción.

Estamos formados por historias y cuando iniciamos el relato de alguna, lo que buscamos de manera consciente o inconsciente es hacer que nuestro receptor sienta lo mismo que nosotros sentimos, se involucre con nuestro pensamiento, quede convencido de nuestra perspectiva, en otras palabras, se conecte emocionalmente con nosotros.


En estos días, en que la comunicación dentro de las organizaciones se da principalmente por vías tecnológicas (correo electrónico, whatsapp, intranet, entre otros), se vuelve importante poder aprovechar los espacios que tenemos para comunicarnos personalmente con nuestro equipo de trabajo o colegas; dar el mejor uso posible a aquellos momentos para compartir experiencias, innovar, crear estrategias, analizar tendencias, etc., transmitiendo información pero a la vez conectando con nuestros compañeros de trabajo a un nivel más profundo gracias a las historias. 


Una entrevista de retroalimentación entre jefe y colaborador puede resultar muy enriquecida gracias al uso de una historia al inicio de la misma, un relato acerca de cómo el jefe ha logrado superar un momento de crisis dentro de su gestión, en que tuvo inconvenientes para conectar con su equipo, para lograr los objetivos establecidos, para alcanzar un equilibrio entre la vida profesional y familia, son ejemplos que pueden llegar a convertir un momento común en uno de alta conexión emocional, que finalmente de paso a un ambiente de confianza y sinceridad durante la jornada.


Al momento de iniciar el relato de su historia tenga en cuenta lo siguiente:

1. Su historia debe poseer inicio, nudo, desenlace y moraleja o aprendizaje, de modo que su audiencia sienta que se lleva algo después de escucharlo.

2. Inicie su historia haciendo una clara descripción del mundo en que se dan los hechos, es decir, el contexto, espacio, clima, hora, características especiales, etc., en las que los personajes desarrollarán sus vivencias.

3. Su historia es única, no hay 2 personas que experimenten la vida de la misma manera, por lo tanto, no hay 2 personas que cuenten la historia de la misma forma; aproveche su cosmovisión y ¡conecte con su audiencia!

Si quiere involucrar a su equipo en una nueva iniciativa o proyecto organizacional, qué mejor estrategia que hacerlo emocionalmente, si desea transmitir algo de su experiencia hágalo con una historia cautivadora, y si necesita ideas o disparadores del pensamiento para hacer sus historias lúdicas y divertidas acuda al Kit de Tarjetas TIMELINE de OPENCARDS.








"Somos una firma global de diseño centrada en inspirar a otros para que actúen y cambien su mundo"

Contáctenos